¿Te has preguntado cómo o dónde podrían ser  esas vacaciones memorables con las que has soñado? lugares que no sabías que existían y en donde podrías disfrutar de una conexión con animales exóticos de la selva. Sigue leyendo para que conozcas esta maravillosa opción… 

 

Dar de comer a una jirafa, acaríciarla, compartir el desayuno con ella o simplemente disfrutar mientras recorren por el hotel es algo sorprendente, esto pasa en El  ¨Giraffe Manor¨  un hotel exclusivo y elegante que gracias al grupo de jirafas que viven en sus propiedades se ha convertido en unos los mejores destinos turísticos para vacacionar en Kenia- África.

Esta encantadora mansión fue construida en el año 1932 y ha conservado cada parte de su encanto del viejo mundo. Se establece en una finca privada en donde  12 jirafas Rothschild (una especie en peligro de extinción) son la mayor atracción del lugar.

Las jirafas son felices en su hogar santuario y lo muestran con sus disposición desinhibidas y cordiales. Viven ahí de forma permanente, comen snacks directamente de la mano de los huéspedes.

La propiedad está rodeada de 56 hectáreas de bosque autóctono que alberga una gran variedad de vida salvaje. El hotel está construido con ladrillo auténtico entre exuberantes jardines con hiedras adheridas a las paredes.

Representa toda una experiencia de vida salvaje exclusiva y única a pocos kilómetros de Nairobi más específicamente a 30 minutos en automóvil del centro de la ciudad y a unos 35 km del aeropuerto internacional Jomo Kenyatta (JKIA).

Ofrecen una encantadora vivencia de vacaciones familiares. El personal es  hospitario, da a los huéspedes información sobre cómo interactuar mejor con las jirafas, la comida específica que tienen  y cómo deben tratarse. En las instalaciones también se ven con frecuencia  jabalíes, impala, aves coloridas y antílopes.

Una de las muchas ventajas de Giraffe Manor es que es muy íntimo. Solo hay doce habitaciones para un máximo de 29 huéspedes en el hotel.

El diseño art deco y los muebles antiguos adornan todo al  interior del lugar. La película «Out of Africa» ​​se filmó aquí y se presentó al público en 1985.

Las habitaciones cuentan con baño privado, balcón privado, wifi y camas dosel con mosquitero. Los terrenos de la finca tienen patios encantadores, exuberantes jardines y terrazas. Dentro de sus instalaciones incluyen un salón de belleza, bar, sala de estar, área de estacionamiento, tienda boutique, masajista  y un excelente restaurante.

En marzo de 2009, Giraffe Manor fue comprada por Mikey y Tanya Carr-Hartley y ahora forma parte del grupo de alojamientos y hoteles The Safari Collection desde donde evidentemente han pensado muy bien todos los detalles para que la estadía de cada huésped  sea memorable.  

El precio por noche podría variar según la temporada y la disponibilidad pero ahora mismo está alrededor de 565 dólares, aproximadamente 1´750.000 pesos colombianos, todo incluido.

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *